Por qué ahora sí me siento Puertorriqueña

 

mtcln6l
Recuerdo en algún momento haber preguntado e investigado toda la antología de mi pasado, sólo para compartir que tengo por lo menos 3 gotas de sangre turca, que uno de mis apellidos proviene de Portugal, el otro tiene origen en Egipto, y tiene su propio escudo en España. Aparte de haber sido una trayectoria de aprendizaje, la misma me llevó demasiado lejos de lo que soy… Fui víctima de querer ser la minoría, resaltar dentro de una isla llena de personas como yo; en un lugar donde apoyan más lo importando, los acentos y todo lo que no es cotidiano, los habitantes se disfrazan… Esta superficialidad nos lleva a disfrazarnos… Y con esta mentalidad, perdí vista de quien era, de ser yo, naturalmente puertorriqueña.
screen-shot-2016-12-10-at-4-50-39-pm

Estando 11,037 millas lejos de Puerto Rico, fuera de mi isla me siento más parte de algo que se me había olvidado estando en ella…. El ser yo.

He aprendido varias cosas al estar lejos de mis raíces…
El estar libre de maquillaje, libre de preocupación por lo que me ponga, por la moda, por tener el pelo perfectamente lacio cuando es naturalmente ondulado… Desnudándome de las expectativas de los demás y conociéndome como soy, con miedo y sin miedo.

El estar en contacto con el océano Pacífico y sentir que detrás de cada corriente ‘caliente’ quizás haya alguna partícula que me conecte con mi agua Caribeña… El sentir el sol sobre mi espalda y al ver mi piel cambiar de color, celebrar, ya que mi sangre antillana es producto de 3 razas. El explicar la historia de mi isla, demostrar su contorno utilizando mi mano izquierda y aclarar porqué mi acento es como un “americano exótico”.
 6a00d8341bfb1653ef015390a10e3c970b
Al tener 14 horas de diferencia, sé que cuando despierto y rezo por seres queridos mis oraciones se manifiestan en sus sueños.
El aceptar mi acento, mi piel, mi spanglish, mis greñas que la única manera en que se vuelven “perfectas” es cuando voy al mar.
 maxresdefault
Mi corazón late al canto del coquí, y le enseño a mi hija cómo se siente escucharlo al atardecer, en una noche de navidad… Recuerdo escuchar el canto del coquí y ver las luces navideñas brillar en perfecta armonía con el ritmo del sonido natural…
 hands-and-heart
He aprendido a aceptar y dejar ir. A amar de nuevo las personas que dejé de amar. A perdonar aquellas que nunca dijeron perdón, y a decir perdón a los nunca me disculpé.
Estando acá he aprendido que las amistades y conocidos llenan el alma y engrandecen el ser. He aprendido que el círculo de amistades es tan grande como puedas expandir tu corazón; que todas las personas quieren ser escuchadas, amadas y entendidas.
He aprendido que en realidad el amor no tiene distancia, no tiene barreras, hasta no tiene palabras… Sólo se siente y cuando se puede, se expresa.
He aprendido que la nostalgia puede doler, en la parte de atrás de la garganta… pero el regocijo de el momento presente puede romper cualquier tentación de volver a aquel lugar que una vez fue conocido.
He aprendido a utilizar mi pasado para crecer, pero no para definirme ni defenderme.
 parrandanew
Estoy orgullosa de ser puertorriqueña, de tener las colinas más frondosas que haya visto, de nuestro español caribeño, casi pirata; de la pasión de nuestra gente; como todos se saludan con besos y hacen sentir a extraños como familiares.
Fuera de Puerto Rico he aprendido que si no lloro luego de leer algo que he escrito, no fue de corazón, no tiene suficiente pasión. He vuelto a creer en la magia, en crear nuestro mundo con los pensamientos, en dar de mí ya que esa es la manera más pura de felicidad.
He aprendido a ser madre e hija una y otra vez, para muchas personas en distintos momentos; y a querer a un ser tan pequeño más que mi propia carne.
images
Por estas y otras razones ahora me siento más Puertorriqueña; por mis hijos, por mi esposo, por mis amistades, por mi familia, por mi pasado y mi futuro. Porque siento en mi sangre la valentía de mis taínos, la perseverancia de los españoles, el sazón de los africanos, la innovación de los americanos y la pasión de los puertorriqueños (que no puedo ni quiero ocultar). No importa la distancia represento a mi isla, ya que mi isla vive en mí.  En nuestra familia soy el único vínculo que tienen mis hijos a su ascendencia, así que mientras estemos aquí, Yo seré su Borikén…
19 enero 2016
Luna Woolcott
(Escribano Pereira)
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s